Necionalismo (por Moncho Alpuente)

Hoy comparto un pequeño artículo de Moncho Alpuente, sindicalista libertario, acerca, una vez más, del oxímoron que conlleva declararse nacionalista de izquierdas. Sin ir mucho más allá, me quedo con la frase pronunciada por Jaume Perich, humorista catalán ya fallecido, y a raíz de la que Alpuente comienza su columna: “Patriotismo es que un imbécil se sienta muy orgulloso de que  un genio haya nacido en la casa de al lado”. La página original se puede consultar aquí.

forges-nacionalismo

Patriotismo es que un imbécil se sienta muy orgulloso de que  un genio haya nacido en la casa de al lado”. Este aforismo del Perich, humorista catalán fallecido hace unos años y que creo haber citado en más de una ocasión, me ronda por la cabeza cada vez que veo a los patriotas, hoy vascos, o catalanes, proclamando sus “hechos diferenciales”, con tremolar de banderas y consignas, y tomar las calles, con la que está cayendo, para exigir la ansiada independencia, que no sería sino otra dependencia más que no pasara por Madrid, como si depender de Vitoria o Barcelona incrementara sus libertades y sus opciones de prosperidad.

Cuarenta años de burricie franquista con el aplastamiento sistemático de lenguas y culturas vernáculas realimentaron los viejos fermentos de las tribus y las “etnias”, y los deseos independistas de vascos, catalanes o gallegos produjeron las razonables simpatías de una izquierda que, aunque internacionalista por definición, compartía su lucha y su resistencia contra los patriotas españoles empeñados en la indisoluble españolidad de España y obnubilados por los fantasmas de un imperio ya fenecido y hundido en sus miserias. El nacionalismo de izquierdas seguía siendo un oxímoron, pero en aquél mundo pervertido y siniestro parecía una contradicción coyunturalmente asumible, las senyeras y las ikurriñas carecían de las miserables connotaciones de la bandera rojigualda con sus símbolos rampantes.

El problema es que los nacionalistas no quieren ser libres, les bastaría con ser pastoreados y reprimidos por políticos nacidos en la casa de al lado que seguirían dependiendo de Bruselas, de Berlín o de Washington. Seguirán siendo cola de león y no cabeza de ratón y no podrán escapar de una tiranía que en sus delirios identifican con Madrid, confundiendo la sede del gobierno con un gobierno que no ejercemos sino que padecemos los madrileños desde la casa de al lado. Necionalismo puro y duro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s